Blogging

El síndrome No-Post-Post-Vacacional

Sindrome PostVacacional

¿Vuelta de vacaciones y sin ideas para tus posts? Seguro que estas sugerencias te ayudan a recobrar ese ritmo perdido. Hoy toca “aplicarse el cuento”.

Total que aquí estamos, en Agosto, justo cuando se nos están acabando las vacaciones y con una extraña sensación de tristeza porque volvemos a lo que solemos llamar “la cruda realidad”. Y digo yo. Si de lo que hablamos es de la parte rutinaria de la realidad, de sus marrones, agobios, prisas y demás … ¿no deberíamos llamarla “la cocida realidad”?. Porque, vamos, al final terminamos todos cocidos, ¿no?.

Bueno, peeeeerdón. Lo que te iba diciendo. Que vuelves de tus renovadoras vacaciones y, además del curro, limpia la casa, lavadoras por un tubo y todo lo demás … tienes que retomar tu blog. ¿Y qué puede pasar? Una de estas dos cosas:

  • Que tengas el síndrome Metralleta-Post-Vacacional. Es decir, que vengas con una batería interminable de ideas que te han sido surgiendo durante las vacaciones. Y esto no pasa porque seas algo así como bloggerholic ni nada por el estilo. Esto ocurre porque llevas una inercia que no puede pararse de golpe y, aunque intentas desconectar, seguirás viendo posibles ideas en cada esquina.
  • Que tengas el síndrome No-Post-Post-Vacacional. No, no se me ha escapado un post de más. El primero se refiere a artículos y el segundo a después. Lo que quiero decir es que te plantas delante del folio, para escribir tu primer post después de las vacaciones y no sale nada, pero nada de nada. Amos, que terminas cambiando las pilas del teclado por si es ese el problema. Yo vuelvo

Probablemente el segundo será más común pero lo que realmente me ha llevado a escribir sobre ello ha sido este Tweet de Laura Martín donde, de una forma muy sutil, decía: “¡socorro! ¡Estoy en crisis de ideas!”. Tranquila Laura, a todos nos pasa.

¿Qué tienen en común el Blogging, la inercia, un gimnasio y tu vida profesional? - piopíalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

¿Qué tienen en común el Blogging, la inercia, un gimnasio y tu vida profesional?

Hace ya bastante tiempo que escribí un artículo donde comentaba que esto del blogging provoca un efecto parecido al del Gimnasio. Cuando empiezas, tus motivaciones suelen ser lejanas y tangibles: perder 10 kilos, tonificar los músculos, ganar capacidad pulmonar, enchufarme esos vaqueros de la 32 de Stradivarius (todavía estoy en ello). Vas a cada sesión con esas motivaciones y te cuesta horrores, te supone un esfuerzo tremendo y probablemente desistas antes de 3 meses.

Pero, si consigues superar esos x meses, poquito a poco, esa práctica se va convirtiendo en hábito hasta que llega un momento en que tus motivaciones (ahora más cercanas) no constituyen la razón por la que sigues haciéndolo. Vas porque se ha integrado en tu vida, porque ya no puedes dejar de hacerlo, te hace sentir bien.

En el blogging ocurre algo parecido. De las motivaciones iniciales (vivir de ello, trabajar tu marca personal) pasas a sentir que se integra perfectamente con tu vida profesional y que necesitas hacerlo porque es tu modo de vida.

A esto yo lo llamo bloginercia no solo porque es difícil parar sino porque, conforme pasa el tiempo, las ideas surgen con menos esfuerzo y los posts salen más fluidos - piopíalo    . Es como empujar un bloque de acero. Cuando está parado requiere de mucho esfuerzo para coger poca velocidad pero, conforme avanzas, consigues más velocidad con algo menos de esfuerzo.

¿Pillas por dónde voy?

Algunos consejos para re-arrancar tu blog en la vuelta de vacaciones - piopíalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Algunos consejos para re-arrancar tu blog en la vuelta de vacaciones

Igual te ha parecido demasiado rollo pero lo anterior necesitaba contártelo para que, sin mi ayuda, comenzases a llegar a una conclusión: la clave está en volver a coger ese hábito, esa inercia. La clave está en volver a publicar con constancia. ¿Verdad que ya lo estabas pensando? ¡Si es que no te merezco!

Al igual que estarás pensando algo así como: “600 palabras y el jodio no me ha dicho nada que me solucione la papeleta. Menuda basurilla de tío”. ¡Vale! ¡Te acepto la crítica!

El problema es que, como en todo, cada cual es un mundo y no existen fórmulas mágicas. Sin embargo, a ver si estas sugerencias te sirven de algo:

  • Recupera tus antiguos rituales. Cuando empiezas con algo, comienzas a hacer determinados rituales que te ayudan a realizar las tareas. Sin embargo, conforme vas automatizando esas tareas, pierdes esos rituales puesto que ya no son necesarios para conseguir tus objetivos. Es el momento de recuperarlos. Un ejemplo es este post: Cómo escribir un post en 20 minutos.
  • Haz una declaración de intenciones. Aunque el año empiece en Enero, que es cuando la gente se apunta al gimnasio, el “año escolar” empieza en Septiembre, después de las vacaciones. En tu blog, ocurre lo mismo: empiezas una nueva etapa. Por eso, una buena forma de romper el hielo y escribir tu primer post es hacer una declaración de intenciones, informando a tus lectores de qué tienes previsto hacer en la nueva etapa.
  • Haz un resumen de por dónde os quedasteis. Otra buena forma es hacer un post resumen de los últimos artículos que publicaste, a modo de recordatorio, para trasmitir también a tus lectores una continuidad. Además, quedas como en plan “anteriormente en Dexter…” y eso siempre mola.
  • ¿Alguna lectura interesante en tus vacaciones? Yo terminé de leer en mis vacaciones la biografía de Jobs (si, soy un aburrido de la vida, pero es que leer 50 sombras de Grey en la tumbona de la playa es peligroso) lo cual me dio ideas y pie para escribir un post acerca de ello. ¿Has leído algo relacionado con tu blog? ¿Serías capaz de relacionar tu lectura vacacional con tu blog?.
  • Haz una recomendación de posts interesantes. No me digas que tu lector RSS no está más petao que las playas de Benidorm porque no me lo creo. Te toca ponerte al día y seguro que encuentras muchos posts interesantes. ¿Por qué no contar que acabas de volver y regalar algunos enlaces? Seguro que tanto tus lectores como el resto de bloggers te lo agradecen.

 

En definitiva, sean éstas u otras sugerencias las que apliques, tienes que volver a escribir, hacerlo ya y por supuesto no pensar que tu primer post de vuelta tiene que ser algo fuera de serie. Al contrario, tus lectores también estarán “despertando” y prefieren material sencillito para ir cogiendo la forma.

Al menos, ésta es mi humildecilla opinión. ¿Qué opinas tú? ¿Cuáles son tus trucos para la vuelta de vacaciones? ¿Eres de volver con muchas ideas o con pocas? ¿Eres de lavar toda la ropa de golpe cuando vuelves o mejor poquito a poco?

Acerca del autor

Víctor Campuzano

Growth Hacker no soy, pero lo vivo. De mi blog no vivo, pero aquí si que soy como soy. Marketing Digital, Creatividad y Blogging con pasión y desenfado. Alumno del Postgrado de Growth Hacking por IEBS.

Ahora es tu momento

*

12 comentarios

  • Nosotros no tenemos esos problemas porque:
    1. No hemos hecho vacaciones
    2. Trabajamos en comunidad, lo cual hace que siempre haya nuevas ideas.
    3. Al ratoncillo de larga cola no se le pasa ni una… está muy atento… no sea que venga el búho y lo pille.

  • Buen post 🙂 Lo mio no es falta de ideas, esas me sobran, yo lo que tengo es síndrome de vagancia aguda jajaja A lo mejor cuando empiece a llover en Asturias cambia la cosa un pelín 😀

  • Mi problema es que no tengo vacaciones o bien podría decirse que “vivo en vacaciones”. Es lo que tiene Traviajar. Así que no he sufrido ese “parón” del que hablas. Sin embargo, recuerdo cuando trabajaba que lo vivía no solamente en esta época, sino cada 3 o 4 meses. Eso quiere decir entre 3 y 4 veces al año, si no es más 🙁

    Has dado muy buenas ideas, pero creo que cuando uno ya ha creado un hábito (y después de tantos años, ya se tiene) hasta en vacaciones encuentras muchísima inspiración, porque uno se vuelve un observador mucho más “exigente” y eso hace que tengas muchas más ideas pululando en tu cabeza 🙂

    Un abrazo,

    • Hola Diana!

      Efectivamente, lo que dices es cierto y terminas viendo ideas para post en cada “pillo que te tiras”. Bueno, es una expresión, ya me entiendes … jajajajajaja.

      A mí me gusta echar raíces, me gusta tener mi casa, mi gato, mis rutinas … pero con lo de Traviajar me has dado una envidia que no veas ! 🙂

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros, como Google Analytics, para optimizar su navegación y realizar tareas de análisis y las pertenecientes a WordPress. Advierto que si continuas navegando, aceptas su uso. Puede cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información.

ACEPTAR