Reflexiones

Esto no es lo que hace un SEO

Esto no es SEO
Escrito por Víctor Campuzano

Está de moda el Storytelling, o por lo menos yo últimamente lo oigo mucho así que he querido contarte una historia, que estoy viviendo ahora, donde aparece un cliente y un SEO y que seguro que te sorprenderá como a mi.

Por cierto! Si tienes prisa, lee solo la parte en negrita y tendrás la idea general de la historia. Leerlo entero es sólo si te apetece más el rollo historieta..

El extraordinario caso de Benicleto

Bueno, realmente no se llama Benicleto, éste es el nombre de su primo segundo (creo). O un nombre inventado, ¿quien sabe?.

Os presento a “Benicleto”, un empresario “a la vieja usanza” que ha conseguido que su empresa sobreviva durante más de 40 años y, aun con la que está cayendo, sigue manteniendo un volumen aceptable de facturación que, si bien no es para regalar dos jamones a cada empleado, por lo menos para uno si le llega.

A principios de 2011, Benicleto recibió la visita (recomendada por un conocido) de un grandísimo profesional, con muy buenas referencias, que amablemente le explicó que obligatoriamente su página web tenía que estar la primera en Google. (Si, aguanta, ya lo debatimos luego).

Al tratarse de un sector con una competencia relativamente alta, acordaron una cuota mensual de 500 euros por posicionar “su marca” en la primera posición.

Pocos meses después, Benicleto aparecía el primero en Google para varias palabras clave. Principalmente para “benicletas en Murcia”. Benicleto ha estado feliz durante mucho tiempo, entrando todos los días en Google y haciendo una búsqueda para comprobar que … ¡SI! ¡Sigo saliendo el primero!. (Vale, aguanta!!! Aún hay más!!).

 

El día que Benicleto escogió tomar la pastilla azul.

Un buen día, Benicleto se vió envuelto en una de esas discusiones con “el cuñado”. ¿Sabes de las que me refiero? Esas que salen en la tele y que son algo como un “a ver quien la tiene más grande”.

El debate giraba en torno a si Internet era realmente rentable para una empresa como la suya o no. Ambos coincidían en que la primera posición del buscador otorga prestigio a la marca pero Benicleto, pragmático y tajante, dijo: “Llevo dos años siendo el primero en Google y nadie me ha dicho que me ha conocido o contratado por eso. Internet es un gasto más, hay que hacerlo pero no aporta nada.

Total que, al final, aparezco yo en escena y les digo que “efectivamente de nada sirve ser el primero si tu web no vende”. De ahí sale una relación comercial donde mi cometido es precisamente “conseguir que esa web venda”.

Así me encontré la historia.

Enga! Ahora si vamos al meollo!. Por cierto, al SEO en cuestión le voy a llamar Señor Smith, pero no es por nada en particular, ¿vale?

Analizar es lo primero, ¿verdad?. Pues así empecé yo, además de ilusionado, y esto es lo que me encontré:

  • 3 Webs distintas de Benicleto. El Señor Smith observó que sólo estaba registrado el dominio benicleto.es y decidió registrar benicleto.com y benicletas-en-murcia.es. Hasta ahí, nada que decir. Pero, en vez de crear una única web para los tres dominios y conjugar todo el tráfico en el dominio benicleto.es (más antiguo y propiedad del cliente); realizó una web y la alojó en los dominios registrados a nombre de Smith Corp.
  • Coexistencia de las webs, sin saberlo el cliente. Esto me pone de los nervios. Durante los dos años, ambas webs (la .es y la .com) han coexistido. La .com es una pasada en términos de SEO (densidad de palabras clave, títulos, ratio de texto/imagen, h2, artículos que parecen escritos por tostadoras o cafeteras, etc.). Por otro lado, la .es, realizada cuando el código HTML se esculpía en piedra, seguía ahí, aguantando como una campeona. Como Benicleto no conocía de la existencia de esto, en la publicidad de periódicos y radio siempre ponía la .es!!!. Ains, que dolor.

Total, que tenemos una web posicionada en Google que no vende porque está escrita por y para robots (la .com) y otra web que no vende porque es tan antigua que casi ni puede levantarse de la silla.

Las negociaciones para mejorar.

Llegados a este punto (pensé yo), solo tenemos que ver cual dominio está mejor posicionado, crear una web nueva y que venda mucho y redirigir los otros dos hacia éste. Pan comido.

Organizo una reunión con el Señor Smith para explicarle que, a partir de ahora, nosotros nos encargamos y que, por favor, nos ceda el control de todo aquello que había avanzado hasta el momento (perfiles de las redes sociales, el dominio .com, el dominio de palabra clave y la cuenta de Google Places).

Resultado de la reunión:

  • 1.500 € por benicleto.com o pongo los datos de tu competenciaHe de decir que estos 1.500 euros son en concepto de 3 cuotas que Benicleto le debe al Sr Smith. Cuotas retrasadas. Lo digo pa que veas, Sr. Smtih, si lees este post, que soy imparcial.
  • 1.500 € por benicletas-en-murcia o pongo los datos de tu competencia.
  • Por los perfiles de las redes sociales y por la de Google Places no voy a cobrarte nada. No te preocupes, ya las he borrado completamente así que puedes registrarla de nuevo. El código de Google te llegará en 3 o 4 semanas.

Esto no es lo que hace un SEO.

¿Por qué cuento esto? Simplemente porque quiero compartir la historia con todos. Te aseguro que es tan verídico como sorprendente.

Pero esto es una excepción, la regla es otra. No puedes pensar, si estabas pensando en contratar a un SEO, que esto te pasará a ti. No, esta no es una práctica común y por supuesto que no podemos generalizar.

 

¿Y todo esto para qué?

El de hoy es solo para poneros en antecedentes y para compartir con vosotros la situación con la que me he encontrado. De lo que estoy aprendiendo a raíz de esto quiero hablar más tranquilamente en futuros artículos.

  • Si apareces el primero, puede ser porque Google se acuerde de que es el resultado que más te mola.
  • No, no es obligatorio estar el primero y tampoco sirve de nada si tu web no te sirve para vender (directa o indirectamente).
  • No, te lo repito, esto no es lo que hacen los SEOs.

De momento, aquí dejo una frase para iniciar debate:

 

A veces, es más barato comprar la victoria sin luchar que luchar por la victoria.

 

Por favor, dime ¿qué opinas tu?

Acerca del autor

Víctor Campuzano

Growth Hacker no soy, pero lo vivo. De mi blog no vivo, pero aquí si que soy como soy. Marketing Digital, Creatividad y Blogging con pasión y desenfado. Alumno del Postgrado de Growth Hacking por IEBS.

Ahora es tu momento

*

26 comentarios

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros, como Google Analytics, para optimizar su navegación y realizar tareas de análisis y las pertenecientes a WordPress. Advierto que si continuas navegando, aceptas su uso. Puede cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies