Reflexiones

Lo que he aprendido de Sun Tzu

El arte de la guerra
Escrito por Víctor Campuzano

Acabo de terminar de leer “El Arte de la Guerra” de Sun Tzu y me siento bien. Es un libro raro pero del que se aprenden muchas cosas. Descubre parte de lo que yo he aprendido al leerlo.

Hoy he terminado de leer “El Arte de la Guerra”, de Sun Tzu. Sin duda un libro del que habrás oído hablar o ya habrás leído.

He de decir que es uno de esos libros que parece hablar con metáforas de exactamente lo que estás viviendo. Lo bonito de este libro es que si prestas atención, encuentras una forma de aplicar los razonamientos en tus problemas y conflictos actuales.

Aquí tienes algunas de las cosas que creo haber aprendido de este libro y que espero que te sirvan para tus proyectos actuales y futuros. Pero no pienses que este post puede sustituir la lectura del libro. Te invito a que lo leas.

Sobre cómo hemos de enfocar una guerra.

La guerra debe ser entendida como el mecanismo para conseguir o proteger algo. Bien puede ser la vida, un país, un pueblo, el bienestar de un pueblo o, en términos más actuales, una posición de ventaja en un mercado, dinero o lo que se nos ocurra.

En cualquier momento en que exista un conflicto de intereses entre dos partes, se habrá iniciado una guerra. Esto no quiere decir que se vaya a producir la batalla. De hecho, es mejor acabar una guerra sin que se produzca la batalla. Pero eso lo veremos más adelante.

Ver la guerra de esta forma nos permite mantenernos fríos y pensar con claridad. Se trata de conseguir algo y no podemos correr el riesgo de destruirlo en el trascurso de la guerra.

Las emociones hay que tenerlas en cuenta siempre pero debemos ser nosotros quien las dominemos. Aquí tienes un ejemplo real:

“Después de 4 años sin competencia gozando de la primera posición en Google, aparece un nuevo competidor para Andrew. Este competidor comienza a escalar posiciones en google y en tan solo 3 semanas se coloca en tercera posición, amenazando con conquistar la primera. Andrew se asusta al ver cómo bajan sus visitas y, dominado por el miedo, empieza a tomar medidas desesperadas para asegurarse la primera posición. El resultado de éstas medidas resultó ser la pérdida de la primera posición. El propio Andrew catapultó a su competidor hacia la primera posición copiando lo que éste hacía.” Os prometo que este es un caso real que me ha pasado este año 2013. Yo no soy Andrew, ni mi cliente tampoco. Jejejejejeje.

En resumen, en la guerra, hemos de ser fríos y calculadores.

Sobre la duración de la Guerra.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que toda guerra ha de ser mantenida y que esto conlleva un coste. Sun Tzu habla de la alimentación y aprovisionamiento de los soldados y de los costes de los desplazamientos. Pero esto puede extrapolarse a muchas situaciones.

Quizás no tengas que invertir dinero en alimentarte ni necesites a nadie a quien pagar para combatir por un nicho de negocio o por una posición en Google (por poner un ejemplo) pero, indiscutiblemente, si tendrás que dedicar muchos recursos (tiempo, esfuerzo, energías, concentración) en librar esa guerra.

Más aún, ten en cuenta que en nuestra vida gestionamos recursos limitados. Esto es importante verlo desde todos los ángulos. El tiempo en sí es el bien más escaso y valioso ya que no se puede reponer (el que pasa, pasa). Por tanto, cualquier dedicación de tiempo supone un elevadísimo coste.

Conociendo entonces que la guerra consume tus recursos, es lógico (y se repite mucho en el libro) deducir que la duración de cualquier guerra debe ser la mínima posible.

Cuanto menos dure una guerra, mejor para ti. Con lo cual, no olvides incluir el tiempo como algo muy importante. Quizás incluso sea recomendable invertir más dinero que alargar la guerra más de lo razonable.

La mejor victoria es aquella que se produce sin librar batalla alguna. Esto quiere decir que siempre será mejor conseguir una victoria, sin llegar a pegarse (que es la fase más costosa), aunque no sea absoluta.

En mi post anterior te contaba la historia de Benicleto y el Sr. Smith. Pues bien, para este caso concreto, he de decirte que aunque me joda tanto que me duelen los dientes de apretarlos, es muy probable que intente llegar a un acuerdo con el susodicho para evitar que el proceso se alargue demasiado. Es probable que le aconseje a mi cliente pagar una parte de las exigencias del colega. ¿Qué te parece?

Sobre la planificación y la estrategia.

La naturaleza es sabia, siempre se ha dicho. Pues quiero que pongas en tu cabeza el replay de uno de esos documentales del National Geographic que seguro que habrás visto.

“El depredador se va acercando con movimientos tan lentos y precisos que su presa es incapaz de percibir el peligro. El depredador se toma todo el tiempo que necesita para preparar el ataque. Es lento, calculador, preciso, escurridizo y, sobre todo, invisible. En el momento oportuno, lanza el ataque. El ataque es tan rápido y determinante y pilla tan desprevenida a la presa que no tiene opción alguna de escapar.”.

Creo que se capta la idea. El análisis, la planificación y la estrategia son los aspectos más importantes de la Guerra. Si eres como yo, muchas veces te habrás encontrado con el impulso de la ilusión y la necesidad de “hacer algo ya”. El ímpetu es valioso pero, sin planificación y estrategia, solo te llevará a una derrota por agotamiento.

Para cualquier cosa que vayas a hacer, recuerda siempre que una buena planificación y un buen análisis es más valioso que un ataque fuerte y muy agresivo. Puedes verlo como “ir acercándote a tu presa despacito para no dejarle opción en el momento de cazarla. Tendrás que ser menos violento para conseguir lo mismo y lo harás a un coste menor”.

Dedica mucho tiempo a analizar y planificar. Cuando acabes, analiza y planifica un poco más. Cubre todas las posibilidades que puedas y prepárate para los contraataques.

Y algo más.

Todavía aprendes muchas cosas más con este libro. De verdad, te recomiendo que lo leas. También te digo que en muchas ocasiones pondrás los ojos en blanco como diciendo “¿En serio Sun? ¡Que perspicaz el hombre! Pues ahora tenemos Mercadona…”. Pero, en muchas otras ocasiones, precisamente esas enseñanzas aparénteme obvias se instalarán en un oscuro rincón de tu mente para servirte en el momento oportuno.

Que dices, ¿tu lo has leído? ¿Qué es lo que más te ha marcado? ¿Qué enseñanzas aplicas en tu vida diaria? ¿Sabías que Guismo repite todo lo que dicen los humanos? Como mola esta peli…

Acerca del autor

Víctor Campuzano

Growth Hacker no soy, pero lo vivo. De mi blog no vivo, pero aquí si que soy como soy. Marketing Digital, Creatividad y Blogging con pasión y desenfado. Alumno del Postgrado de Growth Hacking por IEBS.

Ahora es tu momento

*

17 comentarios

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros, como Google Analytics, para optimizar su navegación y realizar tareas de análisis y las pertenecientes a WordPress. Advierto que si continuas navegando, aceptas su uso. Puede cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información.

ACEPTAR